Y la compasión me mira hoy a los ojos con pena…

El silencio que guardo con templanza me rasga por dentro,

me grita tan violentamente que aturde mis sentidos,

pero yo ahí sigo en silencio guardando luto por dentro y rompiéndome estrepitosamente.

Ojalá fuera fácil fingir que no siento, que no tengo el corazón trizado por el lamentó, que no me duele, ser indeleble al tacto

a la misericordia ajena,

a la compasión que me mira a los ojos con pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s