Te quiero

Ese “te quiero”ayer me dio cosquillas en el estómago y me erizo la piel. Me quede unos segundos muda. Si de paso a veces me intimidas, ayer sí que lo hiciste con ese “te quiero”.

Nunca se qué pasa por mi cabeza, pero a veces lo más complejo no es qué pasa por mi cabeza, si no por mi corazón. Y de algún modo me complicas todo el corazón, te metes en él y por más que no quiero, porque no me gusta mucho extrañar a nadie, ni sentir cosas por nadie.

Me es inevitable dejar de pensar en ti y dejar de sentir lo que tú me haces sentir…