A veces se nos olvida olvidar y otras veces olvidamos amar…

La soledad sobrevalorada y a veces aliciente. La purga que pagamos todos de vez en cuando, porque el karma te paga justo en el talón de Aquiles.

La vida te cobra con ironía y te quita lo que más quieres, pero a cambio te regala soledad.

El papiro antiguo lleno de poemas melosos de amor y romance, nos han transformado en zombis del romanticismo, estamos tan lejos de la realidad, que nos maravillan las historias con príncipes azules y final feliz.

Malditos manuscritos!

Cuentos de mentira para ayudarte a morir más lento, para recargase el alma en una recámara de lamentos y gritar en lo profundo del miedo.

Todos amamos y odiamos, el detalle es que se nos olvida olvidar y a veces se nos olvida amar.

Sus latidos vuelan despertando la muerte inerte del silencio en el viento y se acercan sonriendo a mi pecho.

Me mira y destellos de luz se escapan de sus pupilas, sus susurros cantan tiritando bocanadas al viento.

Sus latidos vuelan despertando la muerte inerte del silencio en el viento y se acercan sonriendo a mi pecho.

Tú belleza sutil y delicada corteja el jardín más florezco.

No sé si sabe lo encantadora que es

lo dulce que es su mirada,

lo brillante que es su sonrisa y

cómo alumbra con su luz el cielo.

No puedo entender la ternura que despierta en mi ser,

cuando por completo irradia su luz.

Su voz despierta los demonios de mi infierno y me hacen arañar el cielo.

Quiero contarte mis secretos,

uno de ellos es que te sigo en todos mis pensamientos…

Claudia y su piano.

Tiene magia en sus dedos, sus yemas lo acarician con tal sutileza que por agradecimiento ellas exclaman melodías ancestrales que engalanan el lugar. Una mezcla exquisita de amalgamas en el aire hacen trascender su esencia

El toc toc de sus latidos va en unísono con sus teclas y empieza el encanto melódico que entre los átomos se mezcla con dulzura sutil. Hasta los demonios cantan al escuchar su hermosa melodía y las sirenas del mar la envidian. Es tanta la vehemencia que su hechizo lanza cuando sus dedos y sus teclas se mezclan entre el ardor de su tocada.

Va la niña y se cobija entre la esperanza de su música y regresa la musa echa mujer después de ser ella quien se funde con su calma.

Así como el perfume de las rosas rojas que son ingrediente principal para un perfume, su melodía que al compás del sonido de su alma se desvanece con el viento y llegan para darte calma. Los dolores se van de fuga y la dulzura de su tonada llega con su hermosa alabanza para transportarnos a los simples mortales al Olimpo y gozamos de su tan frágil y acendrada tonada.

Ella lo besa con sus dedos tibios, le acaricia sutilmente cada mañana y el en cambio de su amor y total fragilidad evoca las más dulces alabanzas que se mezclan con el alba.

Envuelta en magia y velos de esperanza su alma vuela al cielo y se hace inmortal, son uno en su canto y caminan por el sendero sin miedo. Ella se acurruca bajo sus alas y él le lanza miradas majestuosas para que lo abrace.

No sé si hay miedos, no sé si tiene luchas internas, tampoco si su corazón alberga penas enteras o amores incompletos, solos e qué cuando ella se posa sobre el, ella se siente en el cielo y para el ella es la

Musa que se encarga de acariciarlo en las noches. Ambos son uno, no necesitan más para transformarse en magia.

Nada más la apasiona que tocarlo y sentirse volar, sentirlo entre sus dedos con el más suave suspirar, es el extasís que la hace vibrar y por un minuto la hace sentir inmortal. Que belleza magnífica la que el Cosmo hace cuando ella lo abraza y su amor es un arte. Ella lo siente en cada átomo de su ser y los Lira con ojos brillantes. Es ella y su piano, el siempre será su fiel amante…

Ya mis miedos se esfumaron, por ti estoy de nuevo entero

Yo te siento aquí muy dentro, con el alma yo te espero. Hoy te abrazo en mis sueños,

Un día yo tuve un sueño, un Angel me besaba y me limpiaba las heridas, lleno mi corazón de bondad, con su amor me abrazo y reparó mi corazón enfermo.

Hoy que despierto y te veo, se que eres lo que por las noches sueño, tu mirada es mi calma, tus manos mi consuelo.

Ya mis miedos se esfumaron, por ti estoy de nuevo entero.

Es tu amor la magia que yo tengo, la que me hace volar, la que me hace inmortal.

Mi amor es puro, acendrado y sin complejos. No te miento en algún momento tuve miedo, me arriesgué a quererte y alejar las machas de mis recuerdos. Yo te amo y aún no soy experto en amar, pero te prometo que de este amor no te arrepentirás. Yo pongo al descubierto mi alma y todos mis complejos, no me acuerdo de mis días antes de ti, porque hoy que llegaste escribiste un nuevo libro. Cuánto diera por tenerte en silencio, acariciarte el alma y llenarte de besos. No soy perfecto, solo me entrego y lo hago desde adentro. No tengo más miedo, voy a regalarte mi corazón por completo.