Sigues en el viento, acariciandome el alma cada mañana. 

He tenido resilencia para muchas cosas, menos para sobreponerme de ti. 
Cuál perfume devastador y efímero ha sido tu amor, sin embargo mi corazón aún conserva tu fragancia, aquella que vivirá eternamente en mi. 
 

Con amor inefable siempre estarás en mi alma, en cada latido atisbando una locura de amalgamas que me llenan de esperanza, pensando que algún día volverás. 
Mis sentimientos están intactos por ti, mi amor inconmensurable sigue agigantándose a pasos de gigante.
Esta limerencia que me corcome el alma, que se abraza a mis huesos, no me deja sentir por nadie, ni la mínima de amor que sentía por ti.
Ojalá volvieras, ojalá sintieras aquello que con palabras no puedo explicar.
 

Debo ser una loca porque te extraño, porque te pienso, porque ha pesar de todo. Te amo como una idiota!!