No pedia más que tenerte desnuda

Cuando te vi por la mañana, saliendo de la ducha, mis ojos se quedaron plasmados en tu cuerpo.

Jamás he contemplado por tanto tiempo un cuerpo desnudo, cerca de la tenue luz de la ventana, la cual hacia más radiante tu figura.

Ensimismado en la ardiente belleza que desprendía de tu figura. Extasiado de placer al contemplarte desnuda, agradecí a Dios por hacerte tan perfecta.
Por tener yo, un simple mortal la dicha de contemplarte y acariciarte al menos con la mirada.

Absorto con los lunares de tu cuello, de tu nariz respingaba, de un curioso lunar que se acercaba por tu boca, como quien quiere darte un beso.
Tu piel parecía brillar,
tu cabello tan al compás con tu caminar desnudo.
Extasiado con tu piel desnuda, tuve un choque con tu mirada,unos ojos brillantes como la luna llena me dejaron alucinando.

Pareciera que en tu pecho el sol resplandeciera, como si el mar hiciera un vaivén entre tus caderas.
Observaba tu vientre , en el cual había soñado dormir varias veces, tenia la delicadeza de una exótica flor.
No merecías que alguien te tocara ni con la mirada y yo devoraba cada parte de ti, con la mía .

Te observaba como quien vislumbra una obra de arte, quieto y extasiado con tanta belleza.
Era todo lo que necesitaba,
no pedía más que tenerte desnuda, junto a la ventana de aquella pequeña habitación en la calle Mistral …

Ahora me doy cuenta que solo fueron sueños de demencia de un mortal, que siempre te verá en sueños, porque en la realidad ya no estás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s